Detección precoz y tratamiento individualizado, claves en el glaucoma | Innova ocular

Noticias > Detección precoz y tratamiento individualizado, claves en el glaucoma

Detección precoz y tratamiento individualizado, claves en el glaucoma

Glaucoma

Innova Ocular - 12-03-2015

Las campañas de detección precoz, la información a la población, la posibilidad de detección de perfiles genéticos susceptibles a padecer glaucoma y contar con la última y más adecuada tecnología para el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la enfermedad son los avances más importantes registrados en el ámbito del glaucoma.

Ahondar en una detección aún más temprana, lograr tratamientos más eficaces y mejor tolerados, técnicas menos invasivas y más eficaces y seguras, y terapias orientadas a la restauración del tejido perdido, los retos aún pendientes.

Jueves, 12 de marzo de 2015 (Madrid) – “La única forma de prevenir el glaucoma es detectarlo precozmente, por lo que recomendamos una revisión ocular anual a partir de los 40 años en la que comprobar la presión intraocular, ya que es el signo principal que nos permite detectar la enfermedad”. Así lo asegura la Dra. Susana Duch, directora de la Unidad de Glaucoma y de la Unidad de Traumatología Ocular de Innova Ocular ICO Barcelona, quien considera “importantísimo” el diagnóstico temprano en una patología con riesgo de pérdida visual irreversible y cuyo Día Mundial se celebra hoy, 12 de marzo.

“Hay que conocer que la enfermedad existe. Conocer no es temer, sino prevenir. La revisión oftalmológica es importante, y no debe detenerse en una graduación de nuestras gafas y en una toma de tensión ocular aislada, sino que ha de profundizar en la detección de la enfermedad mediante la observación y estudio del nervio óptico”, añade.

En este ámbito, la especialista incluye las campañas de detección precoz y la información a la población, pero también “la posibilidad de detección de perfiles genéticos susceptibles a padecer glaucoma y de tener al alcance de todos la tecnología adecuada para el seguimiento de la enfermedad”, como se tiene en todos los centros de Innova Ocular, la red nacional de clínicas de Microcirugía Ocular a la que pertenece Innova Ocular ICO Barcelona.

 

Avances y retos en glaucoma

Y es que éstos son avances destacados para la Dra. Duch dentro de una especialidad, la Oftalmología, que no para de avanzar: el mayor conocimiento de la enfermedad por parte de la sociedad, la aplicación del conocimiento de la Genética al glaucoma, las innovaciones diagnósticas apoyadas en la alta tecnología para el estudio de las células ganglionares y el nervio óptico, y la aparición de nuevos tratamientos y técnicas quirúrgicas.

Así, la educación sanitaria “hace que la población esté más alerta y podamos detectar los casos en estadios más precoces”; mientras que en una enfermedad en la que la transmisión familiar es un factor importante a tener en cuenta, ”los estudios sobre la transmisión genética del glaucoma y sus distintos tipos, y la posibilidad de detectar la respuesta a la medicación según nuestra carga genética, son temas que veremos florecer en breve” y que constituyen un “avance excepcional, y podríamos decir que imparable”, en palabras de la directora de la Unidad de Glaucoma de Innova Ocular ICO Barcelona.

Al hilo de este tema, la clínica dispone de una Unidad de Genética Ocular, un departamento específico dedicado al estudio del perfil genético del paciente con respecto a la enfermedad, liderado por la Dra. Elena Millà y que ha participado en un estudio multicéntrico de Genética en el glaucoma junto a más de 30 hospitales en España, publicado en la revista científica especializada Molecular Vision.

Por último, los avances diagnósticos para el estudio de las células ganglionares y el nervio óptico, la aparición de técnicas quirúrgicas eficaces que conllevan menos complicaciones, y por ende son más seguras, y la aparición de nuevos tratamientos médicos, colirios combinados y sin conservantes, que permiten el uso continuado de una terapia que en muchas ocasiones se debía interrumpir por intolerancia por parte del paciente, son el tercer logro importante alcanzado en esta área, en opinión de la oftalmóloga.

Y es que, pese a estos progresos, aún hay camino por recorrer en la consecución de tratamientos más eficaces, mejor tolerados, más fáciles de administrar y con menos efectos secundarios, así como de técnicas quirúrgicas más eficaces y menos invasivas, con un mayor perfil de seguridad y una menor tasa de complicaciones. Más aún, añade la Dra. Duch, “el reto más importante es conseguir tratamientos que no solo impidan el avance de la lesión neurológica, sino también la restauración del tejido perdido; me refiero a la neuroprotección y a la neurorregeneración, que por el momento se encuentra en el ámbito de la investigación”.

 

La presión intraocular, principal factor de riesgo a controlar

El glaucoma es una enfermedad que se produce por un incremento de la presión interna del ojo, provocado a su vez por una obstrucción en la salida del humor acuoso del ojo. En el glaucoma agudo, la obstrucción de la salida del humor acuoso se produce de forma súbita, provocando un dolor intenso en el ojo que el paciente detecta inmediatamente, lo que hace que acuda a un servicio de urgencias, mientras que en el caso del glaucoma crónico, conocido como “ceguera silenciosa”, la obstrucción es progresiva y el paciente no es consciente de aumento de la presión hasta que percibe que tiene problemas de visión periférica. En este caso, la presión intraocular puede dañar el nervio óptico de forma irreversible y el proceso puede durar años.

El principal factor de riesgo para el glaucoma es la elevación de la presión intraocular, pero hay otros como la raza, la edad y los antecedentes familiares. Por otra parte, el glaucoma puede aparecer de forma secundaria a traumatismos oculares, acompañando a enfermedades inflamatorias oculares, como complicación en ciertas cirugías intraoculares o como resultado de una malformación o desarrollo inadecuado de las estructuras intraoculares.

Lo problemático, continúa la especialista, es que “no existen síntomas alarmantes, por lo que las revisiones oftalmológicas periódicas son la única fuente de información que un paciente tiene para poder detectar o descartar la enfermedad”, y son aún más necesarias ante la presencia de antecedentes familiares.

 

Diagnóstico y tratamiento de vanguardia

Así, menos en el glaucoma agudo, que es mucho más infrecuente en nuestro entorno y en el que hay síntomas claros, el diagnóstico del glaucoma crónico se basa en la detección de los factores de riesgo, principalmente de la elevación de la presión intraocular; a la que hay que añadir la detección de la lesión, de la neuropatía, para lo que se estudia la estructura del nervio óptico y su función a través de la exploración del campo visual.

“Disponemos de tecnología avanzada que nos permite estos estudios, como el análisis de la cabeza del nervio óptico, de la papila, mediante fotografías de alta definición. De forma más específica, estudiamos el nervio óptico mediante el OCT (Optical Coherence Tomography), analizamos las fibras nerviosas mediante el GDx, y realizamos estudios de la estructura de la papila mediante el Heidelberg Nerve Analyzer”, explica la directora de la Unidad de Glaucoma de Innova Ocular ICO Barcelona, indicando que esta tecnología, de una elevada sensibilidad y especificidad, “ha permitido mejorar el diagnóstico y seguimiento de todos los pacientes de riesgo o sospechosos de glaucoma”, así como detectar el avance de la enfermedad y de esta forma poder individualizar el tratamiento para cada paciente.

Una vez diagnosticado, el glaucoma debe ser clasificado, considerando su estadio y sus características propias, ya que no todos evolucionan de la misma manera. No obstante, a excepción de ciertos tipos de glaucoma que requieren de abordaje quirúrgico de entrada, la mayoría se controlan con tratamiento médico (colirios) o laser. Cuando estos tratamientos no son eficaces, no son tolerados, hay incumplimiento terapéutico por parte del paciente o no se consigue con ellos la presión objetivo, el tratamiento quirúrgico es imprescindible.

“Disponemos de medicación muy eficaz que permite el control de la presión intraocular en la mayoría de casos. Cuando no es así, el tratamiento quirúrgico es la siguiente opción, pudiéndose escoger la técnica más adecuada para cada ojo, dependiendo de sus características anatómicas y de la presión intraocular que deseamos conseguir, nuestra presión objetivo”, puntualiza la Dra. Duch.

Durante estos últimos años -continua- se han asentado en nuestro medio técnicas de reconocida eficacia, la cirugía filtrante no penetrante, así como la utilización de dispositivos de drenaje, con o sin sistemas valvulados, que, debido a su elevada efectividad, son utilizados con más frecuencia y de forma más estandarizada. “Más reciente es la introducción de las técnicas microinvasivas (MICS), que empiezan a hacerse un lugar en nuestro medio, especialmente para aquellos casos que no requieren un descenso de la presión ocular elevado; es decir, para aquellos glaucomas incipientes”, añade.

En cualquier caso, si bien la oftalmóloga indica que no existe un protocolo generalizado en tratamiento del glaucoma, ya que éste debe individualizarse para cada paciente, sí existen guías como las americanas y las europeas, a las que pronto se sumarán las recientemente realizadas Guías Prácticas para el Tratamiento del Glaucoma, del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de España y la agencia AQuAS (Agencia de Qualitat i Avaluacio Sanitaries de Catalunya), presentadas en el último congreso de la Sociedad Española de Glaucoma.

¿Necesitas información?

Missing fields SOLICITAR INFORMACIÓN Enviar

¿Podemos ayudarte? Siempre vamos a estar al otro lado cuando nos necesites.

DIRECCIÓN Pedro de Valdivia 9 28006, Madrid

 
Contáctanos
Missing fields Enviado Enviar
Solicita información

DIRECCIÓN Pedro de Valdivia 9 28006, Madrid

 

Solicitud recibida correctamente

Te contestaremos tan rápido como sea posible