¿Cómo son los ojos de un recién nacido? | Innova ocular

Noticias > ¿Cómo son los ojos de un recién nacido?

¿Cómo son los ojos de un recién nacido?

Características ojos recién nacido

Innova Ocular - 31-08-2017

Cuando estamos esperando un bebé en la familia apenas contenemos las ganas de ver por fin su carita cuando nazca. Los primeros meses también se nos pueden pasar las horas simplemente observándole y emocionándonos igualmente con sus primeras miradas. Pero ¿realmente ve un recién nacido? ¿Sabes cómo son los ojos de un recién nacido? ¿Qué puede percibir y cómo evoluciona su sentido de la vista en las primeras semanas, meses y años?

Si bien los ojos son unos de los órganos que primero empiezan a desarrollarse (a los 15-20 días de la concepción), en las primeras semanas de embarazo sólo se forman las estructuras principales de éstos, empleando el resto de la gestación para terminar de evolucionar, así como el nervio óptico que los conecta al cerebro.

De esta forma, al nacer, el bebé tiene capacidad física de percibir su entorno, pero el cerebro aún no está preparado para interpretar y procesar la información visual que le llega. En consecuencia, al principio el recién nacido ve todo borroso y, en su mente, prácticamente no ve nada. Necesitará un mínimo de un año para alcanzar la mayoría de capacidades visuales de un adulto, otro más para perfeccionar aspectos como la agudeza visual y dar por finalizado el desarrollo de la función visual, las estructuras internas del ojo y el nervio óptico, y cumplir 4 para disfrutar de una capacidad visual completa y perfecta.

Cómo evolucionan los ojos de un recién nacido y su sentido de la vista

- Primer mes: Empieza a enfocar progresivamente los objetos que se mueven ante él, que le atraen especialmente, y puede seguir el recorrido de una fuente de luz que pongamos frente a sus ojos. Su visión alcanza unos 20 cm. No sabe utilizar sus ojos al unísono por lo que puede desviar alguno de ellos.

- A los dos meses: Empieza a identificar los primeros colores (rojo y verde), y rostros y a distinguir el volumen de los objetos cercanos, aunque aún los percibe a través de sombras y formas, aumentando su distancia visual a unos 30 cm y el campo de visión hasta los 1800.

- Tres meses: Sus ojos convergen hacia el interior cuando le acercas poco a poco un objeto. Sigue avanzando en la percepción de los colores, teniendo más facilidad con los contrastados, como el blanco y el negro. Pero también sigue siendo sensible a luces brillantes, por lo que es recomendable mantener una iluminación suave.

- Hasta los seis meses: El bebé va avanzando en la capacidad de ver un objeto en movimiento y abarca un campo de visión cada vez más amplio, empezando a desarrollar la percepción en profundidad. Comienza a distinguir otros colores como el amarillo y el azul, e incluso a diferenciar tonalidades. Además, su cerebro ya interpreta información visual que le permite coordinar movimientos motores y empieza a comprender el concepto de permanencia de los objetos; es decir, a saber que las cosas que ve siguen existiendo aunque deje de visualizarlas.

- Hasta el año: A esa edad ya ve como un adulto, su agudeza visual se perfecciona progresivamente y puede reconocer a personas y objetos a distancia media-larga. Además, sus ojos adquieren el color definitivo que tendrán, algo de lo que muchos padres están pendientes y que depende de la carga genética del pequeño. Y es que la falta de desarrollo de las células que producen la melanina en los primeros 6-8 meses hace que muchos bebés tengan hasta entonces una tonalidad grisácea del iris que no es definitiva. 

- A los 4 años: Se considera que el niño tiene ya una visión perfecta. Es en este momento cuando se recomienda realizar la primera revisión oftalmológica específica en condiciones normales, incluso sin síntomas. Aunque si nuestra historia familiar incluye antecedentes de defectos refractivos, estrabismos u otros problemas oculares, esta primera consulta debe realizarse antes de esa edad; y por supuesto, por pequeños e inofensivos que nos parezcan, ante la aparición o sospecha de cualquier problema de visión, la cita del menor con el oftalmólogo debe ser inmediata.

Dicho todo esto, como también pueden aparecer problemas, preocupantes o no, en la salud ocular de tu pequeño, te recomendamos observar su evolución y consultar con un especialista cualquier duda o inquietud. En Innova Ocular ponemos a tu disposición a todo nuestro equipo para informarte y aconsejarte. Contáctanos y te ayudaremos.

¿Necesitas información?

Missing fields SOLICITAR INFORMACIÓN Enviar

¿Podemos ayudarte? Siempre vamos a estar al otro lado cuando nos necesites.

DIRECCIÓN Pedro de Valdivia 9 28006, Madrid

 
Contáctanos
Missing fields Enviado Enviar
Solicita información

DIRECCIÓN Pedro de Valdivia 9 28006, Madrid

 

Solicitud recibida correctamente

Te contestaremos tan rápido como sea posible