¿Viven nuestros hijos encerrados en una burbuja visual? | Innova ocular

Noticias > ¿Viven nuestros hijos encerrados en una burbuja visual?

¿Viven nuestros hijos encerrados en una burbuja visual?

Burbuja Visual Niños

Innova Ocular - 04-07-2018

¿A qué nos referimos cuando hablamos de burbuja visual? Clásicamente se ha hablado de la miopía del estudiante. Eran casos de jóvenes bachilleres o universitarios que usaban gafas de miopía durante el curso y no las necesitaban en vacaciones. Pero hoy en día, con el uso masivo de dispositivos digitales, este problema se ha trasladado a casi la primera infancia. 

Particularmente hemos notado en los últimos tres o cuatro años un empeoramiento de problemas visuales con la implantación generalizada de las tabletas como vehículo principal de aprendizaje: actualmente es común en las consultas de Oftalmología Pediátrica encontrar problemas de ojo seco que hace una década eran rarezas, normalmente secundarias a problemas alérgicos.

La astenopía o fatiga visual es causa de numerosísimas consultas entre niños de cuarto de ESO y, sobre todo, de primero de Bachillerato. Se quejan de visión borrosa de lejos más o menos intermitente y de molestias oculares.

Pero de todo esto lo más llamativo es la miopía, que se nos presenta como una pandemia entre los jóvenes del mundo desarrollado. Una miopía de aparición cada vez más precoz y más progresiva. Parece que un factor innegable de este fenómeno es el sobreuso de la visión cercana y el no uso de la visión de lejos. 

Interróguese sobre la vida diaria de su hijo y se dará cuenta de que a lo largo de su día prácticamente no ha mirado a un lugar que esté a 5 metros o más de distancia, que es lo que se considera visión lejana. Viven encerrados en una burbuja visual de metro y medio. Esta situación es nueva y sus efectos empiezan a notarse.

¿Qué podemos hacer frente a esta burburja visual?

Lo primero, tomarnos en serio la salud visual de nuestros hijos.

- Aumentar el uso de la visión de lejos. Hay estudios que relacionan el aumento de cuatro horas semanales de actividades al aire libre con una reducción de la progresión de la miopía de entre el 10 y el 15 por ciento.

- Cuidar la higiene visual en la visión cercana: Distancia de lectura no inferior a 30 cm, iluminación adecuada, realizar pausas regladas en la lectura y mirar de lejos para descansar el ojo del esfuerzo de acomodación (enfoque de cerca).

- Racionalizar el uso de dispositivos digitales y evitarlos en todo lo posible en la primera y segunda infancia. 

- Optar preferencialmente por actividades extraescolares que no precisen visión de cerca. Reflexionar en la comunidad educativa sobre si realmente es necesario el uso cotidiano de tabletas y ordenadores en educación primaria.

Y si nuestro hijo ya es miope, los consejos en este caso pasan por:

- Graduar las gafas bajo ciclopejia (dilatando la pupila) para evitar las sobrecorreciones producidas por los espasmos de acomodación que no son raros en estos niños.

- Otras terapias que se están probando para intentar minimizar la progresión miópica se basan en disminuir el esfuerzo de acomodación

¿Qué es la acomodación?

La acomodación es el reflejo ocular de contraer un músculo que hay detrás del iris y que se llama músculo ciliar. Este músculo es circular y, al contraerse, propicia que el cristalino se abombe para enfocar una imagen próxima. Esta contracción circunferencial, intensiva y continuada del musculo ciliar, y el abombamiento en el eje antero-posterior del cristalino son una de las causas del aumento del eje antero-posterior de un ojo que está en desarrollo, provocando así más miopía.

Aunque no es el único mecanismo de crecimiento de la miopía, sí es el único sobre el que podemos actuar con:

- Uso de gafas progresivas. Su principio es que el niño enfoque menos al mirar por la parte inferior de las gafas. El problema estriba en que, como también ven de cerca por la parte central del cristal, en la práctica no las usan correctamente.

- Las lentillas. Las normales no frenan la miopía, pero se están comercializando nuevas lentillas bifocales que buscan disminuir la acomodación. Éstas consiguen una reducción de la progresión de la miopía del 30-50 por ciento, según los estudios. El problema estriba en adaptar lentillas a edades en las que la higiene y la responsabilidad del cuidado de las mismas es dudosa.

- Indicar colirios bloqueantes de la acomodación. Se han realizado estudios usando atropina en gotas para que el niño no enfoque bien a distancia corta, pero el problema es el deslumbramiento y cierto efecto rebote al suspender el tratamiento. Aun así, se alcanza una reducción del alrededor del 50 por ciento de la progresión de la miopía, según se ha publicado en revistas científicas. Los últimos estudios han mostrado que microdosis de atropina tienen el mismo efecto que las dosis clásicas pero sin apenas efectos secundarios ni efecto rebote.

Todas estas medidas no encaminan a la eliminación de la miopía sino a reducir su incremento y deben asociarse a la ruptura de la burbuja visual en la que viven nuestros hijos. Nuestro objetivo es que la miopía no alcance niveles elevados en los que, además de problemas visuales, se asocian lesiones oculares causadas por el gran tamaño de un ojo miope magno.

Si quieres más información puedes ponerte en contacto con nuestro equipo de oftalmólogos aquí. Estaremos encantados de ayudarte y asesorarte.

 

¿Necesitas información?

Missing fields SOLICITAR INFORMACIÓN Enviar

¿Podemos ayudarte? Siempre vamos a estar al otro lado cuando nos necesites.

DIRECCIÓN Pedro de Valdivia 9 28006, Madrid

 
Contáctanos
Missing fields Enviado Enviar
Solicita información

DIRECCIÓN Pedro de Valdivia 9 28006, Madrid

 

Solicitud recibida correctamente

Te contestaremos tan rápido como sea posible